Demografía y prensa: Colaboración esencial para llevar la historia de las muertes de María

Las muertes relacionadas al huracán María fueron la principal historia de la prensa de Puerto Rico en los últimos meses.  Sin embargo, justo después del huracán esto no fue así.  Mientras muchos tratábamos de sobrevivir luego del huracán, la poca información que llegaba por la radio apuntaba a pocas muertes después del huracán.  La primera en desmentir la información oficial fue la reportera Omaya Sosa Pascual del Centro de Periodismo Investigativo (CPI).  Prácticamente, el CPI estaba realizando la labor que el gobierno se negó hacer, llevar la verdad sobre las muertes después del huracán.  Contra vienta y marea, el CPI llevó las historias de las personas que fallecieron por el huracán mientras el gobierno seguía escondiendo los datos.

Lo que comenzó con la reportera Omaya Sosa, se convirtió en un proyecto colaborativo con otros medios de comunicación y personas de diferentes áreas como la demografía y epidemiología.  Ante la negativa de revelar los datos públicos de mortalidad del Registro Demográfico, el CPI demandó y le ganó al gobierno de Puerto Rico.  El gobierno tuvo que hacer publicos los datos de mortalidad.  Los demógrafos debemos agradecer al CPI porque su iniciativa abrió la puerta para que por primera vez, en muchos años, los datos de mortalidad sean públicos y se actualicen semanalmente en el portal del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico.

Con sus limitados recursos, el CPI buscó la ayuda de profesionales para trabajar con los datos de mortalidad.  Cuando me contactaron no dude en decir que sí porque el proyecto era demasiado importante.  Entré al proyecto del CPI, Prensa Asociada y Quartz luego que ganaran la demanda. Fue una experiencia de aprendizaje tanto para mí como para los periodistas del CPI.  Aprendí que en este tipo de historia la parte humana va por encima de los datos.  Los datos fueron un instrumento para validar los cientos de historias de los familiares de las personas que murieron directa o indirectamente por el huracán.  Los reporteros aprendieron que generar este tipo de datos requiere mucho trabajo y dedicación.  Al final valió la pena, el producto final tiene una calidad poco vista en Puerto Rico.

El CPI publicó diferentes historias con los datos de mortalidad, tanto del Registro Demográfico, como los recogidos mediante encuesta a los familiares.  La página losmuertosdemaria.com tiene la base de datos con las historias de 487 personas que fallecieron por el huracán.  Estas historias fueron fundamentales, por ejemplo, para saber que muchos adultos jóvenes murieron tratando de ayudar en la recuperación luego del huracán.  Esto se refleja claramente en la historia Los Muertos de María.  Muertes como la de Saúl Pabey (27 años) intentando conectar el hogar de un amigo al sistema eléctrico en Peñuelas, o la de Kenny Huertas (30 años) que murió el 5 de noviembre mientras ayudaba a sus vecinos a recoger escombros, se pudieron haber evitado con una mejor planificación de todas las partes.  Muchos de ellos murieron haciendo el trabajo que le correspondía al gobierno. 

muertes_edades.JPG

Las historias del CPI también destacaron los cambios en las causas de muerte, en donde algunas causas aumentaron grandemente su importancia relativa. Entre estas causas de muertes se destacan los accidentes, las enfermedades del corazón, la diabetes y los suicidios.  De igual forma las muertes por septicemia cobraron la vida de muchas más personas de lo normal.

muertes_causas.JPG

Fue mucha la información que se pudo obtener de las bases de datos del Registro Demográfico.  Se observaron aumentos considerables en el riesgo de muertes en muchos municipios.  Municipios como por ejemplo Las Marías presentaron un aumento en el riesgo de muerte de 115% cuando se compararon las tasas de mortalidad ajustadas por edad del período del 18 de septiembre al 31 de diciembre de los tres años previos del huracán con el mismo período del año 2017.  En los mapas se puede observar el aumento en las tasas de mortalidad, sobre todo en el oeste y las áreas donde paso el ojo del huracán.

Tasas de mortalidad ajustadas por edad para el período de 18 de septiembre a 31 de diciembre en los tres años previo al huracán María (2014-2016)

Tasas de mortalidad ajustadas por edad para el período de 18 de septiembre a 31 de diciembre para el año 2017

La calidad del trabajo del CPI debe dejar claro las ventajas de una colaboración entre la prensa y profesionales de diferentes áreas como la demografía.  ¿De qué le sirven los datos a la prensa si no los pueden manejar e interpretar adecuadamente?

La discusión sobre las muertes luego de los huracanes

Luego de lo que escribí en mi blog sobre el estudio de Harvard, hubo mucha discusión sobre la cifra real de muertes luego de los huracanes.  Muchos medios comenzaron a aclarar lo que dijimos en el post de que la cifra real de muertes no es 4,645.  De igual forma, el gobierno tuvo que admitir que el número es mucho alto que los 64 que oficialmente tienen como muertes relacionadas a los huracanes.

De esto debemos aprender que hay que ser muy cuidadosos al momento de presentar datos basados en una encuesta como en el caso del estudio de Harvard.  Es importante que se incluyan profesionales en la discusión que puedan aclarar la forma en que se deben interpretar los resultados de este tipo de estudio.  Nadie gana cuando se lleva información incorrecta, sobre todo en un tema tan sensitivo como el de las muertes.

Aquí están los enlaces de mi participación en algunos podcasts donde hablo del tema:

Punto de Equilibrio de Jorge Elguera – La discusión sobre las muertes fue desde el principio hasta el minuto 15 y luego se retoma la discusión en el minuto 33 hasta el final.  En esta última parte le cuestionamos al director de PRFAA las razones por la que estaban reteniendo la información oficial.

La Ventada de Rafael Tirado Rivera – En el podcast explicó como se deben analizar los resultados del estudio de Harvard.

Los excesos del estudio de mortalidad de Harvard

Hoy la revista The New England Journal of Medicine publicó el estudio Mortality in Puerto Rico after Hurricane Maria.  Este estudio ha dado mucho de que hablar tanto en Puerto Rico como internacionalmente.  Aunque algunos lo duden, este estudio es uno científico.  Las encuestas son parte esencial de las ciencias, tanto naturales como sociales.

Una de las razones de este estudio es la insistencia del gobierno en decir que solamente ocurrieron 64 muertes relacionadas al huracán María.  Esto ocurre a pesar de que los mismos datos del Registro Demográfico de Puerto Rico demuestran un exceso de muertes en comparación con el año previo al huracán según reportado por Alexis Santos en su estudio Estimates of excess deaths in Puerto Rico following Hurricane María.  De igual forma, es necesario conocer la magnitud y las razones por la que la gente murió luego del huracán para hacer las mejorar necesarias y evitar muertes en el futuro.

El estudio en la revista The New England Journal of Medicine es uno novel para Puerto Rico.  Nunca se habían estimado las muertes utilizando una encuesta en la isla.  Todos los aspectos del estudio, desde la metodología, hasta la forma en que se presentan los resultados apuntan a un estudio bien hecho.  El problema principal del estudio es que se pueden obtener estimados de exceso de muertes más certeros con datos del Registro Demográfico.

En Puerto Rico tenemos un Registro Demográfico donde se registran prácticamente la totalidad de las muertes de la isla.  Esto quiere decir que, a diferencia de otros países, conocemos cuantas personas murieron cada año.  Los datos preliminares del Registro Demográfico para el período de estudio (20 septiembre al 31 de diciembre de 2017), apuntan a un exceso de entre 1,200 y 1,700 defunciones.  Este intervalo puede cambiar en los próximos meses, pero no significativamente, por lo que el exceso de muertes cuando se compare con el año 2016 debe ser menor de 2,000 defunciones.

El estudio de Harvard tiene un estimado puntual de 4,645 muertes en exceso para el período bajo estudio con un intervalo de confianza de entre 793 y 8,498 muertes en exceso.  Este es un intervalo de confianza amplio, pero incluye el exceso de muertes que se obtiene con los datos del Registro Demográfico.  El problema principal es que muchas personas están interpretando el estimado del estudio de Harvard como un dato real.  Si ese estimado fuese real, prácticamente habría unas 3,000 muertes sin reportar en el Registro Demográfico de Puerto Rico.  Hay que recordar que en el año 2016 ocurrieron en Puerto Rico 29,649 muertes y en el año 2017 preliminarmente ocurrieron alrededor de 31 mil muertes.

También hay que entender que en este tipo de estudio siempre existe un error relacionados a escoger una muestra para hacer inferencia sobre la población total.  En el caso del estudio de Harvard, encuestaron en 3,299 hogares para estimar los datos de sobre 1.2 millones de hogares en Puerto Rico.  Por eso es que junto al estimado puntual presentan un intervalo de confianza o margen de error.

Esperamos que el estudio que el gobierno le encomendó a la Universidad de George Washington tenga información adicional sobre lo que provocó que tantas personas murieran a consecuencia del huracán María.  Lo ideal es poder identificar los errores que se cometieron y evitar muertes prevenibles en el futuro.

Libros sobre demografía gratis

La versión en PDF del libro The Elders' Colony ya esta disponible gratis en la sección de libros y documentos, mientras que el libro Puerto Rico 2000-2010: Más Allá del Censo estará disponible a partir del miércoles 16 de mayo de 2018.  Si quieren estar al tanto de documentos o videos nuevos, visiten la sección de Contáctame para subscribirse a la lista de correos electrónicos de la parte de demografía o de programación en R. 

Los cambios poblacionales como excusa para el cierre de escuelas públicas en Puerto Rico

El Departamento de Educación anunció el cierre de 283 escuelas en Puerto Rico.  Esto ha provocado malestar debido a que la agencia no ha ofrecido información sobre la metodología que utilizó para tomar la decisión.  La población está disminuyendo, sobre todo los jóvenes, pero el proceso de consolidar escuelas tiene que ser uno bien pensado, tomando en consideración muchos aspectos y no solo el tamaño de la matrícula escolar.  Es importante asegurar el acceso a los estudiantes a la educación, sobre todo en áreas desventajadas y lejanas.  Esto es esencial, sobre todo luego del paso del huracán María.

La oficina del Censo de los Estados Unidos estimó, mediante la Encuesta Sobre la Comunidad de Puerto Rico, que la matrícula de menores de 18 años en escuelas públicas disminuyó en más de 55 mil entre los períodos de 2007-2011 y 2012-2016.  Según se puede observar en el mapa, casi todos los municipios en Puerto Rico presentaron una disminución marcada de más de 10% en ese renglón.  Estos números son estimados, pero reflejan la magnitud de la disminución de menores de edad matriculados en escuelas públicas. 

La disminución en la matrícula escolar es evidente, pero no se puede utilizar como única excusa para cerrar escuelas en áreas rurales, dificultando el acceso a la educación de los más desventajados.  La situación económica del gobierno es crítica, pero todavía hay áreas donde se pueden cortar gastos sin afectar a los estudiantes.  Exhorto al gobierno a publicar el informe que utilizó para tomar la decisión de cerrar estas 283 escuelas y permitir que el pueblo lo analice.  Deben de comenzar a demostrar la transparencia que tanto promulgan con acciones en lugar de con palabras.

 En la mayoría de los municipios la reducción de estudiantes menores de 18 años matriculados en escuelas públicas disminuyo más del 10%.

En la mayoría de los municipios la reducción de estudiantes menores de 18 años matriculados en escuelas públicas disminuyo más del 10%.

 Solamente Vieques y Culebra presentaron un aumento en la cantidad de menores matriculados en escuelas públicas según la encuesta.

Solamente Vieques y Culebra presentaron un aumento en la cantidad de menores matriculados en escuelas públicas según la encuesta.